Inicio » COMENTANDO » Resiliencia, por qué las cosas vuelven a su lugar

Resiliencia, por qué las cosas vuelven a su lugar

El resumen rápido*

El libro analiza el tema de la resiliencia integralmente. Los temas tratados y los ejemplos dados cubren los sistemas biológicos y ecológicos, las empresas, las redes de comunicaciones, los individuos y las comunidades. El libro es una exploración obligada por las historias de individuos y sistemas que son capaces de recuperarse de las crisis inevitables e inesperadas.
Al final del libro, los autores han abordado con gran efectividad la pregunta: ¿Qué causa que un sistema se quiebre y otro se recupere? Las respuestas pueden resumirse de la siguiente manera: por adaptación, agilidad y cooperación. En suma, siendo resilientes.

Los temas significativos

  1. Zolli hace un argumento convincente de que en un mundo que está cambiando a un ritmo acelerado, la resiliencia es la característica más importante en los individuos y las comunidades; por encima del tamaño, el estatus o la robustez. Las crisis son cada vez más impredecibles, de modo que la capacidad de soportar y florecer en el medio de cambio depende de la habilidad para poner las prácticas en marcha que construyan la flexibilidad en todos los sistemas.
  2. Según el autor, los sistemas deben diseñarse modularmente con el fin de anticiparse al cambio. Es decir; los procesos y sistemas modulares funcionan mejor que los sistemas estáticos en condiciones y circunstancias cambiantes. Una estructura modular implica la simplicidad y la interoperabilidad.
  3. Hay dos grandes afirmaciones bien respaldadas en los estudios de casos usados por el autor. La primera es la afirmación de que la resiliencia puede ser enseñada y aprendida en gran medida. Es decir, no es una característica innata disponible para unos pocos. La segunda es que la resiliencia no es una cosa que necesita ser impuesta en una forma a fin de que funcione, sino que la resiliencia es fluida y variable, capaz de ser evocada y accedida aún en las más difíciles o confusas situaciones.

La acción personal

  1. Soy un estudioso sobre los líderes y el liderazgo. Entre los rasgos más deseables para el éxito de quienes ejercen el liderazgo está la capacidad de recuperarse del fracaso: la resiliencia. Por esa razón decidí leer este libro y no me decepcionó. Lo recomiendo como una gran lectura para quienes estudian, más allá del campo organizacional, la resiliencia personal y colectiva frente a los cambios.
  2. El libro no es prescriptivo, un cambio agradable, por lo que permite a los lectores explorar el tema y decidir por sí mismos cómo implementar en sus dominios de influencia las mejores lecciones de los estudios de casos comentados. Opino que se trata de un enfoque digno de imitar en la enseñanza del tema.

Las citas significativas

  1. Si no podemos controlar la impredecible marea del cambio, al menos sí podemos construir mejores barcos. Podemos diseñar –y rediseñar las organizaciones, las instituciones y los sistemas- para absorber mejor las convulsiones , para funcionar en medio de una mayor variedad de condiciones  y pasar más suavemente de una circunstancia a la siguiente. Para ello, es necesario comprender una disciplina reciente: la resiliencia -14.
  2. Definimos la resiliencia como la capacidad de un sistema, una empresa o una persona para mantener su objetivo central y su integridad ante circunstancias que han cambiado dramáticamente -16.
  3. La resiliencia personal ante el trauma no solo es más común de lo que se creía anteriormente sino que, además –según sugieren las investigaciones- es posible emprender ciertas acciones para fortalecerla, es decir, para contribuir a que cada personas se enfrente mejor a las inevitables convulsiones y dificultades y, de esta manera, amplificar la resiliencia e los sistemas y comunidades que las engloban -149.
  4. Estos rasgos de la personalidad –autorresiliencia y autocontrol- se basan en sistemas de creencias que nos permiten revalorar cognitivamente las situaciones y regular las emociones, de tal manera que convertimos los proverbiales limones de la vida en limonada. Los psicólogos sociales llaman fortaleza a este concepto, un sistema de pensamiento basado, a grandes rasgos, en tres principios fundamentales: (1) la creencia de que podemos encontrar un sentido a la vida, (2) la creencia d que podemos influir en el entorno que nos rodea y en el resultado de los acontecimientos, y (3) la creencia de que las experiencias positivas y negativas nos permiten aprender y crecer. A la luz de estas consideraciones, no debería ser una sorpresa que las personas con fe también tengan un mayor grado de resiliencia -161.
  5. La capacidad de los miembros de ciertas comunidades para recuperarse de la adversidad también se refuerza gracias a las redes sociales eficaces: amigos, familiares, organizaciones religiosas y comunitarias, puestos de trabajo satisfactorios, y también gracias al acceso al apoyo y a los recursos del gobierno -163.
  6. Estos líderes representan, más bien, una forma no tradicional de liderazgo desde el centro hacia afuera, que trabajan a diversos niveles de las jerarquías organizacionales, que se conectan con grupos que de otro modo podrían ser excluidos, y se desplazan entre las diversas colectividades de base. La autoridad de estos líderes traslativos no se basaba únicamente en su posición formal sino en su autoridad informal y su prestigio cultural -295-296.
  7. Por lo general, tendemos a inclinarnos hacia la burocracia, en lugar de alejarnos de ella. Lo que se necesita es un enfoque que complemente estos reservorios de excelencia y trabaje en los intersticios, donde suelen encontrarse la resiliencia (y la innovación social). Eso es lo que hacen las organizaciones caracterizadas por la resiliencia y los líderes y traslativos: crean la oportunidad, la conectividad, los permisos y el estimulo par que las personas se encuentren en los intersticios. El imperativo de liderazgo en tales circunstancias se centra en la influencia y la coordinación, no en el medno y el control -324/325.
  8. El viaje hacia la resiliencia es la verdadera búsqueda moral de nuestra era. Es el lente con el que debemos necesariamente ajustar nuestras relaciones con las otras personas, con las comunidades y las instituciones, y con nuestro planeta. Aún así, debemos recordar que no hay un punto de llegada fijo y que no hay panaceas. La resiliencia siempre es –aunque esto parezca desesperante- algo provisional y sus características que apuntan al holismo, al pensamiento de largo plazo y a una eficiencia imperfecta comportan importantes desafíos políticos -337.
  9. La resiliencia se debe renovar continuamente, lo mismo que el compromiso por cultivarla -337.

*Andrew Zolli y Ann Marie Healy  Editorial Norma, 2012.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: